Home / Opinión / Me cansé de esperar un príncipe azul

Me cansé de esperar un príncipe azul

Me cansé de esperar en la torre más alta, a un príncipe hecho de fantasías e ideas irreales. Me perdí al añorar encontrar el amor ideal, de ese que se escribe en cuentos y en rimas. Me olvidé de mi valor al pintar escenarios y puestas de sol en la que él llegaría, seguramente, y con un beso arreglaría todos mis problemas.

 

Esperaba que alguien viniera a salvarme de mis propios dragones, y no me di cuenta de que yo podía ser el héroe de mi propia historia.

 

Me sumí en una nube de pesimismo y autocomplacencia, llorando amargamente, alegando que nunca encontraría el amor. Que yo no nací para amar. Que nadie me daría una oportunidad, y saboreé gustosamente la amargura de una tristeza autoimpuesta.

 

Y me desdibujé en egoísmo. Bajo una preocupación excesiva y enfermiza, me olvidé que hay razones más válidas por las cuales debería llorar, antes de sentir pena por mi propia vida amorosa. No estoy viviendo en medio de una guerra, por ejemplo. No sufro una enfermedad terminal. Puedo caminar y reír si quiero. Y todo este tiempo me dediqué a sentirme miserable por un sueño platónico que fabriqué.

 

En mi ilusión de encontrar mi “vivieron felices para siempre” escribí mi vida como una novela mediocre de penas vacías y preocupaciones superfluas. Y todo lo que necesité es que un buen amigo me devuelva la perspectiva de lo que es vivir por uno mismo. Sin esperar complementos, romance a medias, o una ilusión de un príncipe que, sinceramente, no existe.

 

No te olvides de vivir por ti mismo. De reír, saltar y disfrutar cada día. Porque tú no necesitas a nadie más que tú. Y como mi buen amigo me lo dijo hace unos días: eres una persona excepcional, no dejes que estas reverendas pendejadas te tengan al borde de un colapso mental.

 

Eres amado. Eres importante. Y solo necesitas despertar para darte cuenta

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

About Néstor Silverio

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

Leave a Reply