Home / Estilo de vida / Homofobia 2018 ¿Qué hubieras hecho tú?

Homofobia 2018 ¿Qué hubieras hecho tú?

Esta es más que nada una reflexión que quisiera que hicieras a partir de una experiencia mía, enero 31 de 2018, Morelia, México.

Había salido del trabajo y usualmente mi hermano y yo vamos al centro de la ciudad a cenar después de laborar; esta vez fuimos a un restaurante de comida rápida… KFC para que te hagas una idea. Saliendo de ahí, habiendo acabado de comer, un joven de una edad que calculo era 16 años, salió a la puerta y me gritó —¡Adiós puto!— sin alguna razón aparente. No le di gran importancia, pues era un joven que no conocía y ni si quiera sabía si era hacía mi o él se estaba despidiendo de una tosca manera de algún amigo suyo que vio pasar por la avenida.

A los tantos minutos, el chico este pasó corriendo por el medio de mi hermano y de mi golpeando el hombro de Carlos, mi hermano. Esto me generó cierta molestia porque ya habían sido dos actos seguidos en mi contra por un pensamiento que pensaba yo, estaba algo pasado de tiempo. Entonces el joven se detuvo en la esquina, en un negocio equis a comprar alguna cosa que necesitaba. Yo ya tenia en mente decirle algo al chico, pero pensé: “No vale la pena, no tiene caso” así que sólo le volteé a ver esperando que agachara la mirada en señal de vergüenza por la serie de irrespetuosos actos que había cometido. Esto no sucedió, al contrario, comenzó a gritarme nueva y repetidamente aquellas dos palabras que me había gritado unos minutos antes. Me molesté mucho, quise regresar a golpearlo y pelearme con él, pero Carlos me dijo: “No vale la pena”, entonces yo repliqué: “No, no lo vale”.
Seguí caminando, pero este acto de aquel joven me generó tal grado de molestia que a las 8 cuadras de haber caminado, quería regresarme a pelearme con él, a defender lo que soy, mis ideales y mi colectivo, el colectivo LGBT.

No debí dejar pasar aquella falta de respeto a mi persona, aquel atentado a mi dignidad como ser humano ni aquella omisión a los derechos que tengo por el simple hecho de ser una persona. No está bien pasar por alto esas acciones, si queremos cambiar el mundo, debemos hacerlo granito por granito; y no hablo de pelearme con aquel chico, sino de haber hablado con él, explicarle que no tiene nada de malo mi orientación sexual e instruirlo en la sociedad en la que vive, sin contar que eso es un delito, la discriminación ya es un delito y no debemos quedarnos con los brazos cruzados.

Yo sé que casos de homofobia se viven todos los días en muchos lugares del planeta, pero si no detenemos una pequeña acción “inofensiva” como lo fue la de aquel joven; cuando cuente su anécdota, sus amigos van a pensar que eso está bien y eso es lo que deben hacer, cuando él crezca y tenga que ser un ejemplo para las nuevas generaciones, los niños van a ver que eso es lo que debe ser… Y peor aún, si este chico tiene un hijo que pertenezca al colectivo LGBT… no quiero ni pensar qué puede pasar. Pequeñas cosas, pueden generar grandes problemas. Grandes problemas que muchas veces nos preguntamos ¿cómo comenzaron?

Entonces aquí es donde abro mi pregunta hacia ti: ¿Qué hubieras hecho tú? Y más importante aún, después de haber leído esto ¿Qué vas a hacer tú? ¿Hasta que nos pase algo peor, vamos a actuar?

About Artie

Director creativo de El Clóset LGBT — La verdad es que me gusta este caos de existir, complicarme la vida ya que al fin y al cabo es efímera, pensar las cosas mil veces, disfrutar de las cosas simples, un abrazo, un café, escuchar horas continuas de música, compartir un silencio, reírme hasta llorar y los atardeceres... rayos, cómo disfruto los atardeceres.

Recomendamos

Bob Esponja y la normalidad

¡Sé normal! ¿Alguna vez te han dicho esta frase? Ya sea sus amigos (as), familia …

Leave a Reply