Home / Opinión / El orgullo debería ser cada día de nuestras vidas

El orgullo debería ser cada día de nuestras vidas

He escuchado cientos de diversas opiniones acerca de las marchas, de salir a las calles llenos de color, gritando, bailando, cantando, mostrándote tal cuál; lo he analizado; hay desde argumentos positivos, negativos, una mezcla de ambos, algunos que simplemente no les interesa porque se concentran en sí mismos y no en los demás. A ellos les aplaudo, van por el camino idóneo. Otros se sienten atacados con dichos actos, y otra parte apoya. Recordemos, no es necesario ser la causa para estar con ella.

 

Pero lo que me importa es que vivas siendo tú, que vistas lo que te hace sentir de la mejor manera, que camines, bailes, grites, a tu ritmo; la vida es una serie de experiencias que son necesarias para ser quién eres.

 

Orgullo es más que salir a la calle de colores, o de negro, de blanco. Orgullo es simplemente es vivir. No solo deberíamos adoptar un día, un mes, una fecha, para salir y mostrarnos. El orgullo es cada día de nuestras vidas, que bien es lo único que tenemos. El ahora.

 

Hablando históricamente el 28 de junio se celebra en todo el mundo el día del orgullo LGBT, conmemorando batallas, triunfos, desafíos que se enfrentan día a día dentro de la comunidad, uniéndonos en eventos para demostrar con orgullo la sexualidad.

 

Pero yo hablo más allá de una perspectiva histórica. Yo hablo de un orgullo propio, un orgullo social; todos tenemos el derecho de ser nosotros mismos en cualquier lugar en que nos encontremos mientras no afectemos a terceros, y he ahí donde radica mucho de la existencia de la comunidad, ¡Respeto!

 

Me duele saber, pensar; que yo soy libre, sí, yo que me he quejado de pequeñeces, pero realmente soy libre de mentalidad, de expresión, de vestimenta pero que en pleno siglo XXI hay muchos lugares donde no gozan de lo que por que por nacimiento deberían.

 

El derecho a la libertad es imprescriptible en los seres humanosla libertad es la facultad de obrar a nuestra voluntad, respetando al ajeno y yo no veo ninguna falta en amar libremente, no a una mujer, o un hombre, tan simple como es amar a una persona, amando sus complejidades, sus manías, y estar ahí haciendo equipo, siendo pareja.

 

La lucha en el interior termina en tu aceptación, pero la externa, se trata de derechos que te corresponden indiscutiblemente.

 

El chip que desde pequeños se nos ha generado, la información de roles de género, colores específicos para cada uno, desarrollo en la sociedad para cada cuál, se nos olvidó que somos seres independientes, únicos e irrepetibles capaces de elegir nuestros gustos, nuestra vida.

 

Te invito a destruir lo cotidiano y generar un nuevo chip, un “yo” total; regenérate cada que lo necesites y no tengas miedo del resultado, es tu alma, tu identidad.

 

Por ello cuando veo personas haciendo lo que aman y amando lo que son, aplaudo, sonrío y me inspiro.

 

¡El orgullo es cada día de nuestras vidas! comienza en ti y así mismo se externa.

 

Diseñadora Gráfica, amante de escribir desde los 14 años. Creo infinitamente que no existe lo finito. Un solo de guitarra puede hacerme perder la cordura pero siempre con los pies bien puestos sobre la tierra y mis sueños haciéndole un café a la luna.

About Denisse Eulloqui

Diseñadora Gráfica, amante de escribir desde los 14 años. Creo infinitamente que no existe lo finito. Un solo de guitarra puede hacerme perder la cordura pero siempre con los pies bien puestos sobre la tierra y mis sueños haciéndole un café a la luna.

Leave a Reply