Home / Opinión / Carta de una madre a todas las personas LGBT

Carta de una madre a todas las personas LGBT

Yo también recibí la noticia, intenté negarlo, lloré, me desesperé, me sentí desesperada, pensé en buscar una cura, culpé a todos, me culpé, culpé a la vida y a todo lo que podía culpar, viví mi duelo en medio de mi confusión y de mi vasto desconocimiento en el tema. Como puedes leer, todo lo que me sucedió cuando mi hijo salió del clóset se enfocaba en mí, ¿Y dónde estaba él?

Creo que cuando dejé de pensar en mí y pensé en él, comprendí que él también, había pasado por algo mucho peor, porque además de la sociedad, era su familia, era yo, su madre, de quien más podía dolerle ese rechazo. Después de que escuché del corazón de mi hijo, todo lo que había vivido dentro de su clóset, y de muchas historias de otros chicos que han vivido de insultos, humillaciones, silencios y rechazos, quiero decirte que no estás solo ni sola, hay alguien que aunque no sea tu madre biológica, estoy aquí para abrazarte aunque aún no te conozca.

Quiero decirte que no eres un error de la vida, que no eres el culpable de las reacciones de los demás, que no eres un castigo y que ser gay, lesbiana, bisexual o trans no es ni una enfermedad y menos un delito, que Dios, Jehová o como tú lo conozcas no ha dejado de amarte, que aunque tus padres hoy no lo entiendan a su forma te aman, pero que lo más importante no es lo que hay o quien está a tu alrededor, lo más importante ¡ERES TÚ!

#Acéptate. Como la persona que eres, con tus sentimientos y tus valores, con tus sueños por la vida, encuéntrate a ti mismo y ama cada mañana a esa persona que ves en el espejo.

#Respétate. No permitas que nadie te falte al respeto o te haga sentir menos, una persona vale por su corazón y por lo que da a los demás, no por el coche que maneja o el dinero que tiene.

#SéFeliz. Busca la felicidad en tu interior, no a tu alrededor. Ser feliz no se trata de quién está contigo, se trata de tenerte a ti mismo y compartir con los demás. Tienes el poder de iluminar la vida de los demás con un maravilloso arcoíris de colores.

#SéValiente. Las cicatrices te harán recordar de tu coraje y valentía, recuerda que cada cicatriz del alma te ha hecho más humano, que cada caída te hace más fuerte, más amable y más comprensivo.

#Vive. Disfruta de cada momento, de cada instante, no te tomes la vida tan en serio. La vida no es una lista de aciertos o de errores, la vida es una historia de aprendizajes.

#Siente. Se vale sentir, llorar, reír, emocionarte, los chicos también lloran, las chicas también juegan fútbol, no se trata de géneros, se trata de corazones, no ocultes el tuyo, alguien se puede enamorar de él.

#Conquístate. Ten el coraje para conquistarte a ti mismo, para hacer realidad tus sueños y bajo cualquier circunstancia mantener abierto el corazón.

#Ama. Ama la vida, ama los días buenos y los días de crecimiento, ama tu vida y todo lo maravilloso que hay en ti.

#Perdona. El miedo y la ignorancia nos hacen actuar sin pensar, tú mejor que nadie lo sabe porque lo ha vivido, si alguien no te acepta, deja que sea “su” problema, perdónalo y sigue tu vida, el rencor es demasiado peso para irlo cargando por la vida.

#Sueña. Date la oportunidad de soñar y de caminar hacia tus propio sueños, haz lo que esté en tus manos para llegar a ellos y por ningún motivo los abandones, nunca te rindas, todo es posible cuando se desea con el corazón.

#Equivócate. Intenta, hazlo, no te quedes inmóvil, no pases la vida con miedo y pensando en el “qué hubiera pasado si”, vive como si ya no hubiera tiempo, si te caes, ¡impúlsate!

#Abraza. Abrazar a alguien es decirle “te quiero”, “gracias”, “aquí estoy”, sin necesidad de palabras.

#Ayuda. Haz lo que esté en tus manos para ayudar a los demás, pero sobre todo, lo que esté en tu corazón.

Vive bajo tus propias expectativas, abrazando tus sueños, no esperes que los demás te acepten, ellos lo harán a su tiempo, la vida misma depende de ti, acéptate, ámate y admírate cada día.
Gracias a cada uno de ustedes, por recordarme que el amor está en el corazón y que son mi mejor ejemplo de valentía, que aún sin conocernos hay alguien que los admira.

giphy

Con amor,
Una Madre.

“Una mamá fuera de lo normal. Divertida, extrovertida y arriesgada. Ama la diversidad con toda la tonalidad de colores que representa. Una mamá de textbook del siglo XXI”. ¡Eso es lo que dice mi hijo gay!

About Rosy Rodríguez

"Una mamá fuera de lo normal. Divertida, extrovertida y arriesgada. Ama la diversidad con toda la tonalidad de colores que representa. Una mamá de textbook del siglo XXI". ¡Eso es lo que dice mi hijo gay!

Leave a Reply