Home / Noticias / ¡Un amor de Selección!

¡Un amor de Selección!

La pasión compartida por el fútbol y la valentía de defender su amor hicieron que Bianca y Stephany apostaran por sus sueños, hicieran sus maletas y volaran decididas a emprender la mejor historia de su vida juntas.

 

Bianca Sierra creció jugando fútbol y siendo referente de su equipo en Montain View, donde Leonardo Cuellar (DT de la Selección Femenil Mexicana) la reclutó para el equipo de la sub-20 en el año del 2010.

 

Por su parte, Stephany Mayor creció en la CDMX jugando para las ligas amateur varoniles, y llegó a la selección mediante una convocatoria abierta, de esta forma inició jugando en la selección juvenil mexicana.

 

Su primer Mundial juntas fue en Alemania, ambas representando a México en la Sub-20. Ahí se hicieron amigas y fue hasta el 2013 cuando viajaron con la selección nacional a un torneo en China donde empezó su romance, apoyadas por sus compañeras y tiempo después censuradas por su director técnico Leonardo Cuellar, quien dijo: “A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros”.

 

 

Tras la situación incómoda que vivieron y después de jugar el Mundial de Canadá, Stephany rechazó un llamado a la selección y Bianca quedó fuera de la convocatoria. La agente de Bianca ayudó a ambas chicas para que fueran contratadas por equipos en Noruega e Islandia, donde Stephany brilló con su talento e hizo que Bianca fuera contratada para el mismo equipo que ella jugaba en Islandia.

 

Sin embargo, la odisea no terminaba ahí.

 

En junio del 2016 cuando hicieron pública su relación, la discriminación y homofobia hicieron su aparición en las redes sociales, incluso observaron que los comentarios despectivos estaban en español y los mensajes de apoyo y empatía se escribían en inglés.

 

 

Su entrenador actual, Halldor Jon Sigurdsson, de Thor-KA (equipo para el que juegan ambas) elogia su talento y su amor reflejado en la cancha.

 

 

Bianca y Stephany son un ejemplo de amor y valentía. Discriminadas dentro de su propia selección, eligieron seguir compartiendo su pasión por el fútbol y apostar por su amor. Tuvieron que viajar más de 7,000 kms para hacer realidad sus sueños y vivir siendo libres.

 

Gracias chicas, por recordarnos que podemos convertir los tropiezos de la vida en impulsos que nos hagan llegar más lejos.

About Rosy Rodríguez

"Una mamá fuera de lo normal. Divertida, extrovertida y arriesgada. Ama la diversidad con toda la tonalidad de colores que representa. Una mamá de textbook del siglo XXI". ¡Eso es lo que dice mi hijo gay!

Recomendamos

Este comercial tailandés es mejor que cualquier drama gay que hayas visto

La empresa KA Lip Care de Tailandia conoce muy bien su público meta y ha …

Leave a Reply