Home / Historia / Nacemos Libres e Iguales

Nacemos Libres e Iguales

Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros – Declaración Universal de Derechos Humanos.

 

Un 10 de diciembre de 1948, la Organización de las Naciones Unidas ratificaba la Declaración Universal de Derechos Humanos, un documento que expresaba, ya desde esa época, que todas las personas nacen libres e iguales y que deben comportarse fraternalmente entre sí.

 

Pero, parece que muchos países se olvidan convenientemente del texto que firmaron hace 68 años.

 

Al día de hoy, la Comunidad LGBT, las minorías étnicas, los refugiados y las mujeres son vistos como ciudadanos de segunda categoría, que no disfrutan de los mismos derechos de todas la sociedad en general.

 

Lamentable ¿no es así?

 

Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición (…).

 

La cuestión es la siguiente. En realidad, los Derechos Humanos no pueden ser quitados por ningún gobierno o grupo, porque toda persona los disfruta por su calidad de ser humano. Así es, en realidad nadie puede considerar que no posees igualdad ante la ley; nadie puede evitar que busques tus propios derechos.

 

Artículo 7: Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

 

Tu Estado tiene la responsabilidad de protegerte y respetarte. Porque eres importante, porque vales mucho, y porque tu voz cuenta. Lamentablemente, hay atropellos contra los Derechos Humanos todos los días. Refugiados cuya vida peligra mientras los gobiernos les dan la espalda, niños y niñas que buscan educación y son peones en conflictos armados, parejas homosexuales que buscan la libertad de casarse y fundar una familia, y son vistos como inmorales. Mientras existan seres humanos ilegales, discriminados y oprimidos, no podemos hablar de Derechos Humanos para todas y todos.

 

El mundo tiene muchos problemas. Pero hoy recordamos que somos nosotros quienes le damos significado a los Derechos Humanos. Somos nosotros quienes lucharemos hasta que se cumplan en su totalidad, y todos podamos decir con orgullo que somos libres e iguales. Hoy, denuncia los atropellos de los Derechos Humanos contra la Comunidad LGBT, pero también lucha por los derechos de todas las personas que lo necesitan. Solo uniéndonos lograremos cambiar el mundo, para hacer de él un lugar de justicia y equidad

 

“Después de todo, ¿dónde comienzan los derechos humanos universales? En lugares minúsculos, muy cerca de casa. Son tan cercanos y tan pequeños esos sitios que no son visibles en ningún mapa del mundo. Aún así, conforman el mundo de toda persona: el vecindario en el que vive, la escuela o universidad a la que asiste; la fábrica, granja u oficina donde trabaja. Estos son los lugares donde cada hombre, mujer y niño busca la igualdad de justicia, la igualdad de oportunidad y la igualdad de dignidad sin discriminación. A no ser que estos derechos tengan significado en estos lugares, no tendrán significado en ningún otro lado. Sin la acción concertada de la ciudadanía para defenderlos cerca del hogar, buscaremos en vano su progreso en el resto del mundo” – Eleanor Roosevelt

 

 

About Néstor Silverio

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

Recomendamos

9 Comentarios homofóbicos con los que no sabrás si reír o llorar

Lamentablemente, todos nos hemos topado con personas homofóbicas a lo largo de nuestras vidas. Muchas …

Leave a Reply