Home / Fuera del clóset / Ecuador NO debería tolerar la intolerancia

Ecuador NO debería tolerar la intolerancia

Es oficial. El terrible día que todos temíamos también llegó al Ecuador. Y puedo decir que, como ecuatoriano, me apena, y me avergüenza, tener que reportar este acontecimiento.

 

Se trata de la dichosa marcha “Con mis hijos no te Metas”, que llegará a mi país el 14 de octubre. Sí, la misma que fue el predicamento de México, Perú, España. Se trata de ese mismo colectivo que se inventó un autobús para usarlo como escudo de su odio e intolerancia. Se trata de los mismos que odiaron la película de “La Bella y la Bestia” por quince segundos de homosexualidad. Se trata de esta manifestación en la que los que algunos sectores de la sociedad (léase, los más ortodoxos) se rasgan las vestiduras en contra de un temible mal al que han bautizado “la ideología de género”.

 

Este nuevo pseudo-movimiento es una fuerza reaccionaria a las corrientes feministas y de diversidad sexual que han ido avanzando en nuestras sociedades. Donde se aprobó el matrimonio igualitario, donde se intenta incentivar la paridad y equidad de género, donde se quieren romper normas obsoletas sobre lo rosadas que deben ser las niñas y lo azules que deben ser los niños, ahí están estos curiosos ejemplares. Blanden estandartes, y claman libertad para poder llenar de prejuicios la cabeza de sus queridos hijos.

 

Pero hay algo diferente en la estrategia de este peculiar grupo. Tal vez se dieron cuenta de sus intentos fútiles en México, donde recuerdo claramente como un niño se interpuso en contra de tantos manifestantes. Tal vez aprendieron algo de su supuesta “victoria” en Perú en contra de la postura inclusiva del gobierno. Esta vez, se encuentran en un territorio que no ha avanzado mucho en diversidad e igualdad.

 

nino_16_0

 

Imagínense mi sorpresa cuando me enteré que estaban tan preocupados por marchar en las calles de la capital. Aquí, donde tenemos miedo de hablar de diversidad sexual, donde el machismo aún impera campante, y donde, hace unos meses atrás, reinaba un “Plan de la Familia” que imploraba a las niñas que retrasen su actividad sexual.

 

Y esto es muchísimo más peligroso. Vivo en una sociedad en la que todos tienen miedo de discriminar, pero que te miran con desprecio, donde el silencio es ensordecedor, y donde hasta los propios padres pueden preferir ignorar el problema de tener un hijo homosexual. Todo por mantener la apariencia. Ahora, imagínense el terrible impacto que tendrían sobre las familias ecuatorianas, al escuchar las palabras llenas de la más mordaz intolerancia.

 

Y me disculpo si sueno intolerante. Pero no puedo quedarme callado mientras un grupo de “militantes” intenta borrar el camino cuya construcción les ha costado la vida a tantos. Desde la despenalización de la homosexualidad en 1997, hasta la creciente consciencia de una generación que busca crecer sin prejuicios.

 

A pesar de contar con el apoyo del hermano del expresidente de la República, y poder ostentar supuestos fundamentos “científicos” para discriminar, yo tengo esperanza. Este 19 de octubre, cinco días detrás de este acontecimiento, todo el mundo se pintará de morado para denunciar el bullying. Justamente, el Día del Espíritu se creó para recordar que la discriminación nunca va a triunfar.

 

Como ecuatoriano, como feminista, como homosexual, como cristiano, como ser humano, me opongo firmemente a que estas personas desfilen por las calles de mi ciudad.

 

Con mis hijos TÚ no te metas.

About Néstor Silverio

Feminista ecuatoriano que ve el mundo no como es, sino como debería ser: un lugar de igualdad, amor y mucha comida.

Recomendamos

La izquierda mexicana nos abandona

Se acercan unas elecciones desalentadoras para la comunidad LGBT en México. Aunque a veces de …

Leave a Reply