Home / Noticias / Consecuencias de la coalición de Morena con PES

Consecuencias de la coalición de Morena con PES

Desde Kunta Kinte a nuestros días
pocas mejorías
a ver si ahora con la guerra de secesión
se admite nuestro sindicato del algodón
que a saber
quiere obtener
descanso dominical…
Descanso Dominical. Mecano

Kunta Kinte, del libro ganador de un Pullitzer: “Roots” (el cual dice ser basado en hechos reales) fue un esclavo negro africano vendido a América alrededor de 1767. Es conocido por ser un esclavo que luchó por su libertad; se autonombró “Toby” y fue amputado de un pie para poder ser libre. ¿Qué pensaría Kunta Kinte si se diera cuenta que en Estados Unidos algún legislador lanzara leyes contra afroamericanos?

La lucha social es un proceso que toma años, décadas y hasta siglos en surtir efecto, y puede empezar con una rebelión personal como lo hizo Toby.

Nosotros por nacimiento y nuestros aliados por decencia humana -como diría Anne Hathaway- tenemos el próximo año una tarea importante como comunidad: no mover el dedo del renglón, alzar la mano y cuestionar a los presidenciables acerca de los derechos sociales. En Costa Rica, Paraguay, Colombia, Brasil, Venezuela y México tendremos elecciones presidenciales y una vez más nuestro deber es hacernos visibles en la agenda política de nuestro país.

Esta semana en México; Morena, un partido de izquierda (que debería abanderar la lucha de derechos sociales) firmó alianza con el Partido Encuentro Social PES, cuya plataforma política está compuesta por el ala ultraconservadora que apoya al ya odiado por nosotros “Frente Nacional por la Familia”. Este acto de prostitución ideológica en pos de obtener votos le da 16 escaños en el Senado al PES; esto se traduce a 16 votos para seguir deteniendo la lucha de la mujer a decidir sobre su cuerpo, el matrimonio igualitario a nivel federal y la adopción de parejas homoparentales (entre otros derechos sociales).

Desafortunadamente en México; nuestra esperanza de tener un partido que apoye nuestros derechos se apagó con la firma de esta coalición. ¿Y ahora qué queda hacer? Mucho.

Hay que poner manos a la obra, no solo en México, también en Latinoamérica, debemos seguir haciéndonos visibles, seguir compartiendo esa indignación. Habrá que instigar a los políticos y hacer las preguntas incómodas (de las cuales seguramente huirán cautelosamente para evitar comentarios polémicos que les cuesten votos). Deberemos ser más partícipes de la política nacional (directa o indirectamente), teniendo siempre en cuenta la agenda por la que hemos luchado a diario. Es nuestra obligación presentarnos al menos una vez en un acto de campaña y hacer la pregunta: ¿qué postura tendrá el gobierno ante el matrimonio igualitario? (y eso solo para empezar) Yo creo que el compartir indignación por redes genera más indignación, que la indignación en las calles incita al cambio, a romper el status quo, a tirar muros de

Este año, el Frente Nacional por la Familia nos dejó un muy mal sabor de boca; nos recordó que afuera aún hay personas que tienen una mentalidad retrógrada e ignorante. Este revés en la lucha por los derechos LGBT nos debe unir más y recordar que aún queda mucho por marchar; y que así como Toby (Kunta Kinte) aborrecería a cualquiera que intente poner en riesgo años de lucha social; nosotros debemos considerarlo de la misma forma y meterle a los políticos en su agenda, nuestra agenda; la de colores y arcoíris.

About Cesar Rodríguez

Internacionalista y soñador con los pies en el asfalto. Amante del pop, los juguetes y todo lo que me devuelva la niñez. Fiel creyente en el amor y en Britney Spears.

Recomendamos

9 Comentarios homofóbicos con los que no sabrás si reír o llorar

Lamentablemente, todos nos hemos topado con personas homofóbicas a lo largo de nuestras vidas. Muchas …

Leave a Reply