Home / Fuera del clóset / Ya salí del clóset… ¿Ahora qué?

Ya salí del clóset… ¿Ahora qué?

“Salir del clóset” suena tan bonito pero es tan complicado, nunca sabes qué esperar. Es decir, saber nombrar y aceptar lo que sientes es un paso muy grande, pero, ¿Los demás lo aceptarán? Nunca se sabe la respuesta de tus padres, tus amigos o el resto de tu familia, ya que puede ser buena como puede ser un poco tosca.

Una vez fuera de ese oscuro y solitario armario, no existe una guía que nos diga qué hacer a continuación, si comenzar a buscar pareja, soltarte el cinturón, no hacer nada o volver ahí dentro. Si la vida viniera con un instructivo sobre qué hacer después, todo sería más fácil ¿no? Pero le quitaría el sentido a todo y peor aún, no creceríamos jamás como personas porque no buscaríamos cómo solucionar problemas. Pero tener una persona cercana que ya pasó por ahí y te cuente algunas anécdotas y te incite a ser fuerte, nunca está de más. En tu caso, si no tienes conocidos que hayan pasado por ahí, o no quieres hacerlo de esa manera, está bien. Aquí está al El Clóset LGBT, su equipo y este artículo para que te enteres de algunas cosas que podrías hacer a continuación y algunas que no serían tan recomendables hacer a los dos segundos después de salir del armario.

Podrías pensar que por haber salido del clóset ya eres libre y estás listo para crear un vínculo amoroso con alguien más; piénsalo dos veces, podría no ser la respuesta correcta; es decir, necesitas conocerte, amarte y comprenderte para poder hacer eso con otra persona. Muchas veces cuando alguien sale del armario y empieza una relación, acaban terminando básicamente porque el recién “liberado” no ha acabado de conocerse a sí mismo, se siente perdido y por lógica no sabe lo que quiere, es decir, piénsalo ¿Tú andarías con alguien que no sabe lo que quiere?… Exacto.

Ahora, tampoco es como que debas quedarte como monja de convento en tu casa en lo que te conoces un poco mejor. ¡Sal, diviértete! Las experiencias están allá afuera y no hay mejor manera de encontrar lo que te gusta que experimentando. Hay gente que al salir del clóset. bota el cinturón de castidad por allá y olvida los riesgos que corre. Antes de empezar a vivir tu nueva vida, investiga un poco sobre los riesgos que corres y cómo prevenirlos, y una vez estés consciente y si todavía quieres, ¡bota el cinturón lejos!

Decidir salir del clóset es una gran y difícil decisión, pero no será la única que tendrás que tomar, lo que tú decidas hacer está bien siempre y cuando no afectes a terceros y  estés consciente de que todo lo que hagas tiene consecuencias (buenas y malas). ¡Ah! Pero ante todo mantente fuerte y jamás vuelvas a ese feo lugar que solemos llamar “armario”. A partir del día en que tomaste la decisión de ser libre, te volviste una nueva persona, que ve por su felicidad y que busca un cambio en este mundo. Lo que sea que decidas: ¡Bienvenido o bienvenida a tu nueva vida!

Director creativo de El Clóset LGBT — La verdad es que me gusta este caos de existir, complicarme la vida ya que al fin y al cabo es efímera, pensar las cosas mil veces, disfrutar de las cosas simples, un abrazo, un café, escuchar horas continuas de música, compartir un silencio, reírme hasta llorar y los atardeceres… rayos, cómo disfruto los atardeceres.

About Artie

Director creativo de El Clóset LGBT — La verdad es que me gusta este caos de existir, complicarme la vida ya que al fin y al cabo es efímera, pensar las cosas mil veces, disfrutar de las cosas simples, un abrazo, un café, escuchar horas continuas de música, compartir un silencio, reírme hasta llorar y los atardeceres... rayos, cómo disfruto los atardeceres.

Leave a Reply