No hay nada malo en ser diferente

Desde que tengo uso de razón me gusta el deporte: correr, moverme, probarme a mi mismo y claro, la sana competencia contra otros, acumular ese cansancio en el cuerpo que lejos de hacerte sentir mal lo disfrutas y ejerce sobre ti una especie de placer. Por otro lado la pintura, el dibujo a lápiz son…